domingo, 22 de noviembre de 2009

La Sociedad del Conocimiento

Reflexiones tras la lectura de estas líneas:
"Partiendo de la realidad de que la irrupción y el desarrollo de las nuevas tecnologías está conformando una serie de cambios estructurales, a nivel económico, laboral, social, educativo, político y de relaciones, en definitiva, se ha configurado la emergencia de una nueva forma de entender la cultura, en la que la información aparece como el elemento clave de esta.

Para llegar a la sociedad del conocimiento, hay que pasar por la sociedad de la información. La información ha pasado a ser un bien de consumo, donde la calidad, la gestión y la velocidad de la información se convierten en factor clave de la competitividad. La sociedad de la información es el precedente inmediato de la sociedad del conocimiento destacando en ésta la importancia de la elaboración de conocimiento funcional a partir de la información disponible. También se la ha llamado sociedad del aprendizaje, aludiendo a la necesidad de una formación continua para poder afrontar los constantes cambios sociales y sociedad de la inteligencia, potenciada a través de las redes(inteligencia distribuida), por su capacidad de aprender en tanto que organización y no sólo a nivel individual.

La calidad por inspección se baso en la detección de errores. Más tarde la calidad evolucionó para asegurar los procesos productivos. Con la llegada de la calidad total, el término calidad, dejó de ser una herramienta de control y se convirtió en la estrategia de la empresa basada en el liderazgo del director y en el cliente, como la persona que define la calidad dentro de la empresa."

Efectivamente, la formación continua es una realidad, actualmente no podemos dejar de lado este aspecto ya que sin ella llegaremos a la no operatividad. Cuidado, sin la información, o con la información manipulada, seremos individuos mediocres, no críticos que nos dejaremos llevar, por los poderes concretos que nos querrán arrastrar a su campo de juego. Debemos formarnos y formar a nuestra sociedad de conocimiento, para que este sea crítico y pueda actuar en consecuencia.
Uno de los grandes males de la sociedad, es el egoísmo y junto a este los poderes económicos, se ha llegado a un extremo en que el individuo, la naturaleza no importa, todo vale, mientras el poder tenga los bolsillos llenos.
La calidad, la marca el individuo, la sociedad, la demanda, si esta calidad está manipulada para todo lo anterior, el bien particular, los beneficios de la empresa, los beneficios políticos, no es calidad, es interés para obtener un fin particular.

Seamos críticos, formémonos continuamente, no nos quedemos callados, nademos contra corriente si es necesario, debemos unir fuerzas, pero de forma natural, no podemos confiar en instituciones anteriores, que y están domesticadas al gusto de algún poder. Utilicemos las nuevas tecnologías, y las redes serias para que se vayan produciendo pequeños cambios, puros sin contaminaciones externas e interesadas.

0 comentarios: